Saltar al contenido

Fotos creativas con el móvil: el tiempo de exposición

¿Alguna vez has pensado en el tiempo que se tarda en tomar una foto con móvil? No nos referimos a lo que puede tardar un fotógrafo en preparar la cámara, la escena y los diferentes parámetros que influyen en la instantánea final. Más bien, estamos hablando del tiempo que pasa en que damos click al botón para capturar la imagen y el momento exacto en que la fotografía queda inmortalizada. Se trata de un proceso que se repite tanto en las cámaras profesionales como en las cámaras que incorporan nuestros smartphone.

Si no sabéis cómo se llama este corto periodo de tiempo, os lo decimos nosotros: hablamos del tiempo de exposición. Un factor clave en todos los sentidos, puesto que puede ser determinante para la calidad final de la imagen, o incluso una forma de crear estilo desde un punto de vista artístico y conceptual. Por supuesto, se trata de un parámetro que también podemos manejar en las cámaras de nuestros teléfonos móviles, sobre todo en las terminales de última generación.

El contexto actual de la fotografía depara un panorama absolutamente apasionante, tanto para aquellos que son aficionados en esta disciplina como para los profesionales que buscan algo más en su día a día. La capacidad de tomar instantáneas con un dispositivo que nos cabe en el bolsillo como un teléfono móvil ha ampliado durante los últimos años las posibilidades y todo el potencial de una vertiente artística y creativa como la fotografía, ahora al alcance de mucha más gente. Por ello, conviene conocer todo tipo de conceptos que nos ayuden a explorar hasta el último detalle.

Ejemplos para entender el concepto de tiempo de exposición

Para aquellos que todavía no acabéis de entender de qué hablamos cuando mencionamos el concepto “tiempo de exposición” en fotografía, podemos poner varios ejemplos bastante ilustrativos. Por ejemplo, podríamos asemejar este parámetro al parpadeo de un ojo humano. Decimos que el tiempo de exposición es el periodo que transcurre desde que pulsamos el botón en la pantalla de nuestro móvil para hacer la foto hasta el momento en que se toma la imagen. Podemos también describirlo como el tiempo que transcurre entre parpadeos.

Pueden pasar centésimas, o incluso segundos enteros, entre ambos parpadeos, y lo mismo sucede en una cámara. En este caso, el tiempo de exposición se puede modificar, pero se debe tener en cuenta que, dependiendo de la finalidad, convendrá que ese periodo sea más corto o más prolongado. Otro ejemplo que puede ser útil para entender este término es pensar en el tiempo que tarda nuestro ojo en habituar la vista cuando entramos rápidamente en una habitación oscura. En un primer momento será difícil ver nada a nuestro alrededor, pero en unos segundos empezaremos a distinguir formas, la profundidad e incluso colores.

Tiempo de exposición en fotografía móvil

¿Para qué se usa el tiempo de exposición?

Una vez tenemos claro qué significa este concepto, es importante detallar para qué puede usarse el tiempo de exposición. Mejor dicho, para qué modalidad de fotografía puede ser importante este parámetro. Para empezar, es importante destacar que actualmente es posible modificar el tiempo de exposición en la cámara de nuestro smartphone, una funcionalidad clave para sacarle el máximo provecho. 

¿En qué momentos puede ser ventajoso contar con un prolongado tiempo de exposición? Por ejemplo, para los amantes de la fotografía nocturna, que gustan de hacer fotografías al cielo y captar la estela de las estrellas: gracias a un tiempo de prolongación amplio, la imagen resultante les permitirá identificar el movimiento de la tierra, puesto que las estrellas trazarán su camino en forma de estela brillante.

Eso sí, para este tipo de fotografía más artística y conceptual, es clave tener en cuenta dos factores: ayudará la posibilidad de establecer un tiempo de exposición prolongado, y también apoyar nuestro teléfono en un trípode para móvil o una superficie estable. De esta forma, manteniendo fijo el objetivo, obtendremos el resultado deseado: un “camino” de lunes sobre el cielo de la noche.

Se trata de una técnica que puede utilizarse también para captar el rastro de luces que dejan los coches en una calle de noche, o el movimiento de la corriente de un río, para lograr una textura interesante sobre el caudal. Las posibilidades son amplias, y lo realmente interesante de esta forma de emplear el tiempo de exposición es realizar todo tipo de pruebas, jugar con la cámara de nuestro smartphone para encontrar un estilo propio que nos permita comunicar lo que deseamos.

¿Cómo se identifica el tiempo de exposición?

Por norma general, el tiempo de exposición en las cámaras tradicionales oscila entre los 30 segundos como máximo y los 1/16000 segundos como mínimo. Sin embargo, a día de hoy existen tanto cámaras como smartphones que nos permiten prolongar todavía más este proceso para lograr fotografías más creativas. Hay terminales en los que debemos mantener el botón de captura pulsado para prolongar el tiempo de exposición a nuestro antojo, y en otros podemos establecer el modo de dos pulsaciones: una parace comenzar la captura y otra para finalizarla. En cualquiera de los dos casos, es importante tener claro qué tipo de foto queremos, puesto que la exposición será un aspecto primordial.

¿Cuándo no conviene ampliar el tiempo de exposición?

Aunque el concepto de tiempo de exposición es atractivo para crear imágenes creativas, existen varios tipos de fotografías para los que conviene contar con un periodo de exposición reducido. Hablamos, evidentemente, de fotos estáticas como, por ejemplo, fotografías de personas en grupo en eventos como una comida familiar. Cuando varias personas posan ante cámara, simplemente para guardar esa imagen como recuerdo, es importante que el tiempo de exposición sea corto y, además, que los protagonistas de la imagen se muevan lo menos posible.

Sea cual sea nuestra intención, la mejor opción es coger nuestro teléfono móvil, explorar las opciones de su cámara y utilizar el tiempo de exposición para hacer probaturas y buscar imágenes originales. La mejor forma de aprender sobre fotografía es realizar el máximo de capturas posibles, y es algo a nuestro alcance gracias a la tecnología de nuestros smartphones. Todo lo que necesitas para encontrar tu estilo como fotógrafo lo tienes en la palma de tu mano.