Saltar al contenido

El sensor y la sensibilidad ISO, el punto de partida de la fotografía

Si eres de esas personas que aman la fotografía con móvil y, sobre todo, disfrutan de capturar imágenes con la cámara del smartphone, sigue leyendo este texto porque vamos a tratar conceptos vitales para conseguir calidad en cada instantánea. En concreto, queremos describir dos términos clave, dos elementos fundamentales sin los que nuestro teléfono móvil no podría incorporar una cámara fotográfica: el sensor y la sensibilidad ISO.

En esencia, estos dos términos están íntimamente ligados con la luz, el principal parámetro que determinará el resultado de una fotografía. Permitir la entrada de una mayor o menor cantidad de luz, resultará decisivo en la imagen que capturaremos un instante después de pulsar el botón de tomar fotografía en la pantalla del móvil.  ¿Por qué? Porque la luz es lo que define los detalles que puede captar nuestra cámara, es la principal influencia para las capacidades fotografías de un smartphone o de un dispositivo tradicional.

Pero, entonces, ¿qué tienen que decir en este punto el sensor de una cámara y su sensibilidad ISO? La verdad es que juegan un papel primordial para que podamos capturar fotografías en determinadas circunstancias y en  entornos específicos. La capacidad de nuestro móvil de ajustar estos parámetros resultará imprescindible para alcanzar la calidad y el estilo que deseamos. ¿Seguimos profundizando?

¿Qué es el sensor de una cámara?

El sensor de una cámara, básicamente, es la parte que capta la luz y la convierte en píxeles. El sensor es, dicho de otro modo, el elemento que produce la imagen cuando capturamos una fotografía. Evidentemente, es un elemento sujeto a la vertiginosa evolución tecnológica de los smartphones, por lo que a día de hoy podemos encontrar las mejores cámaras de móvil con sensores de última generación capaces de hacer fotografías de alta calidad.

Además, el funcionamiento del sensor también se ve influenciado por otros elementos de la propia cámara, como son las sensibilidad, de la cual hablamos en el punto siguiente, la apertura del diafragma y el tiempo de exposición. Hablamos de conceptos primordiales para entender de forma correcta cómo se produce la magia de la fotografía y cómo podemos manejar correctamente la cámara de nuestro teléfono móvil.

Sensibilidad ISO

¿Qué es la sensibilidad ISO del sensor?

Como hemos mencionado en líneas anteriores, todo sensor tiene su propia sensibilidad, un concepto que en términos de fotografía se conoce como Sensibilidad ISO. Se trata, ni más ni menos, que de la capacidad que tiene nuestro sensor de captar la luz. Básicamente, cuanto menor es la sensibilidad ISO, menos luz podremos captar, y viceversa. Este parámetro viene marcado, como su nombre indica, por los valores ISO.

Si queremos identificarlo con terminales actuales, tenemos, por ejemplo, que el nuevo Samsung Galaxy s20 dispone de un rango ISO 6400, todo un hito de la nueva generación. Es una muestra de la gran evolución que ha experimentado el mundo de la fotografía desde el punto de vista de la telefonía móvil. Y es que hoy en día tenemos en nuestros bolsillos dispositivos con los que capturar instantáneas de altísima calidad gracias a todas sus funcionalidades.

¿Podemos ajustar la sensibilidad en la cámara del móvil?

La respuesta a esta pregunta es un rotundo sí. Por norma general, los teléfonos móviles recientes incorporan un gran abanico de ajustes y parámetros que podemos modificar para adaptar la cámara a nuestros deseos. Entre ellos se encuentra la sensibilidad ISO del sensor, un detalle importante que podemos establecer a nuestro gusto dentro del rango disponible de la cámara para permitir una mayor o menor influencia de la luz.

En cualquier caso, si no queremos entrar a profundizar en los ajustes del smartphone, también es importante destacar que los teléfonos móviles ofrecen toda una serie de automatismos con los que ajustar fácilmente cada parámetro, como por ejemplo la luz, el enfoque o el color. Si situamos el modo de captura en automático, bastará con pulsar con el dedo sobre el área de la imagen que queramos definir para ver cómo la pantalla adopta una definición e iluminación óptima y, después, tomar la fotografía.

Términos relacionados con el sensor y su sensibilidad

Llegados a este punto, ¿cómo podemos conseguir un buen manejo de la luz conociendo nuestro sensor y su sensibilidad ISO? Para ello, debemos tener en cuenta otros tres conceptos que resultan fundamentales debido a su estrecha relación con la luz y con el sensor de la cámara de nuestro móvil. Tres aspectos sin los que una cámara no podría modificar la luz que recibe para conseguir imágenes de calidad.

La exposición

Hablar de la exposición es, en esencia, hablar de la luz en sí misma, de la influencia que tiene sobre nuestro sensor. La exposición es, básicamente, el efecto que la luz ejerce sobre nuestro objetivo y que determinará la calidad y definición de la imagen que queramos tomar. Es un parámetro que podemos modificar gracias a la apertura del diafragma y con el que incluso podemos jugar para apostar por la creatividad con el tiempo de exposición.

El tiempo de exposición

En este caso mezclamos los conceptos exposición y tiempo para dar como resultado un concepto que consiste en el periodo que hay comprendido en que pulsamos el botón de capturar foto hasta el momento proceso en que la foto se guarda en la galería del móvil. En los ajustes podemos establecer este tiempo a nuestro gusto, sobre todo si queremos caminar por la senda de la fotografía artística o conceptual.

La apertura del diafragma

¿Cómo decidimos qué cantidad de luz puede entrar al sensor de la cámara? La respuesta es el título de este punto: la apertura del diafragma. A mayor apertura, mayor luz podrá acceder, y viceversa. En los teléfonos móviles este elemento también se puede ajustar de forma automática para disfrutar de mayor comodidad a la hora de hacer fotografías, por lo que su manejo no tiene por qué resultar difícil para cualquier persona, ya sea amateur o profesional de la imagen.

En definitiva, al analizar conceptos como el sensor de una cámara y la sensibilidad ISO, y términos estrechamente relacionados como el diafragma o la exposición, tenemos claro un mandamiento fundamental dentro de la fotografía: la luz es la base, la luz es el parámetro clave, la luz es la que marca la calidad de una foto, pero podemos someterla a nuestro antojo para lograr el resultado que queremos. La clave está en explorar las posibilidades de la cámara de nuestro móvil y divertirnos en el proceso de encontrar un estilo propio.