Saltar al contenido

Selfies o cómo hacerte fotos a ti mismo con el móvil

El selfie se ha convertido en el imprescindible de las redes sociales ya que es una forma rápida y sencilla de recoger un momento, un lugar o simplemente posar para tu fans de Instagram. Entremos al perfil de quien entremos es casi seguro que encontraremos fotos tomadas por él mismo. Pero no todos los selfies son iguales ni están tomados de forma correcta, existen unos pasos a seguir para conseguir la foto perfecta.

Lo más habitual es que a la hora de autosometernos a una sesión de selfies descartemos los primeros resultados porque no nos terminan de convencer, y al cabo de un rato haciendo fotos vayamos encontrando el perfil, la iluminación y demás características que nos ayudan a conseguir el resultado deseado. Si quieres saber cómo hacerte fotos a ti mismo con el móvil sigue los consejos que te damos a continuación.

Selfies: cómo hacerte fotos a ti mismo con el móvil

Como podrás imaginar, no hay una sola forma de conseguir la foto perfecta, cada persona tiene sus gustos y sus manías pero a lo que sí podemos ayudarte es a evitar errores típicos de principiantes a la hora de hacerte un selfie.

Selfies con el móvil

Como toda buena foto, necesitaremos de una fuente de luz óptima, por lo que si no dispones de una buena cantidad y ángulo de luz, lo más probable es que no consigas esa foto que estás buscando, por lo que el primer consejo es tan sencillo como este, encuentra una fuente de luz adecuada. Siempre es recomendable utilizar la luz natural, ya que además de restar apariencia de artificial, es la más agradable y la que mejor respeta el color dependiendo de la temperatura. Si no dispones de una luz natural decente, puedes recurrir a la luz artificial.

La luz artificial tiene un gran punto a favor y es que podemos dirigirla en cualquier dirección a nuestra voluntad y en función de lo que busquemos. Recomendamos siempre, para hacerte fotos a ti mismo con el móvil, un aro de luz LED o un par de paneles LED. Son ajustables en muchos casos y podemos elegir la intensidad y temperatura de la luz, lo que nos da mucho juego a la hora de tomar la foto perfecta.

Una vez hemos conseguido una buena iluminación, deberemos vigilar el ángulo, este punto es algo más personal pues se trata de que encuentres tus puntos fuertes y los resaltes según tu propio criterio. Para encontrar el mejor ángulo deberás ir probando diferentes posiciones hasta encontrar la ideal y que más se ajuste a lo que estás buscando. Además no sólo puedes cambiar la posición del móvil sino también la tuya propia, mantén el móvil fijo y prueba a moverte tú, haz diferentes fotos desde un mismo punto con la cabeza en diferentes posturas hasta ir encontrándote a gusto.

Coloca el teléfono por encima de tus ojos, debido a la lente de la cámara, la foto toma un toque ovalado, por lo que si situamos la lente a la altura de los ojos o incluso algo más bajo se nos acentuará la nariz, la barbilla o la papada, reduciendo el impacto en la foto de nuestros ojos. Por otra parte, situando la cámara por encima de los ojos conseguiremos justo lo contrario, resaltar los ojos y reducir el impacto de nuestra nariz o barbilla en la foto.

Otro de los puntos a tener en cuenta es la mirada, como te acabamos de explicar, la mirada es la parte fundamental de un selfie, por eso debes cuidarla al máximo para conseguir tomarte la foto de forma correcta. Puede ser que pienses que la mejor forma de mantener la mirada es la de mirar directamente a la lente como si de un retrato fuese la cosa, pues no, muchos móviles incluyen el modo selfie, si es tu caso actívalo, verás que aparece una pequeña pantalla a la que debes mirar para tomar el selfie de forma correcta, esta pantalla suele estar ubicada en la parte superior izquierda de nuestro teléfono, por lo que si tu móvil o tiene esta capacidad disponible, prueba por tu cuenta a mirar justo debajo de la lente y un poco a la izquierda, comprobarás cómo tu mirada tiene una dirección más natural.

Está claro que tú eres el principal protagonista de la foto, pero no debes descuidar el fondo, todos los elementos de una fotografía aportan información a quien la ve, por lo que un fondo descuidado, por muy buen ángulo e iluminación que tengas, puede estropear la mejor foto. Por lo que evita saturar el fondo de diferentes elementos que no cuadren cromáticamente, evita armarios o pantallas, no aportan información y en el caso de las pantallas o elementos lumínicos supone un contraluz que puede fastidiar la foto. Si no encuentras un fondo adecuado, busca uno neutro, como una pared, una ventana con la cortina echada, etc…

Una vez hecha la foto, llega el momento, si es necesario, de editar el selfie. A la hora de editar una fotografía de cualquier tipo, procura cuidar bien la saturación y el contraste de los colores. Además, ten cuidado con los filtros, evita los típicos brillos o reflejos, es siempre recomendable no abusar de las opciones que muchas apps ofrecen y trabajar mejor la foto desde la base.

Como has podido comprobar, aunque todo el mundo se hace selfies, no todos lo hacen de forma correcta, ahora tú sí puedes hacerte fotos a tí mismo con el móvil siguiendo estos pasos. Una de las ventajas es que puedes hacerte un selfie en cualquier momento y en cualquier lugar siempre que tengas tu smartphone a mano. Ahora coge tu móvil y explora las muchas opciones que tienes para conseguir el mejor selfie.