Saltar al contenido

¿Cómo usar la profundidad de campo en la cámara de mi móvil?

¿Habéis oído hablar alguna vez del concepto “profundidad de campo”? Si la respuesta es afirmativa, es porque el mundo de la fotografía ha dejado de ser un sector exclusivo para aficionados y profesionales que en su momento decidieron invertir sus recursos en adquirir un equipo de calidad. Hoy día, gracias a la tecnología de nuestros smartphones, podemos capturar instantáneas en cualquier momento, en cualquier lugar, solo con pulsar un botón de la pantalla táctil.

Los primeros teléfonos móviles con cámara incorporada vieron la luz a mediados de 2006, con la forma Sony Ericsson como pionera en este campo, y desde entonces las prestaciones de estos dispositivos no han hecho más que evolucionar. Actualmente, gracias a la constante innovación de marcas líderes en el mercado como Apple, Huawei, Xiaomi o Samsung, entre otras, es posible tomar fotografías de gran calidad utilizando nuestro smartphone.

En este sentido, el amplio abanico de posibilidades fotográficas que ofrecen las cámaras de los teléfonos móviles modernos vienen dadas por la gran variedad de opciones y detalles que incluyen. Hablamos de funcionalidades pueden venir de serie o añadirse después mediante el uso de aplicaciones. Muchos conceptos asociados a la fotografía profesional que ahora tenemos en la palma de la mano como, por ejemplo, el mencionado al inicio del presente texto: la profundidad de campo.

¿Qué es la profundidad de campo?

Antes de profundizar en cómo debemos utilizar la profundidad de campo en la cámara de nuestro teléfono móvil y conocer cómo este parámetro puede ayudarnos a conseguir mejores imágenes, conviene entender realmente qué significa este concepto. ¿En qué consiste realmente la profundidad de campo y por qué es tan importante en el contexto de la fotografía tanto profesional como amateur?

La definición más precisa de este concepto establece que la profundidad de campo es la distancia que hay tanto por delante como por detrás del objetivo que enfocamos con nitidez y claridad con nuestra cámara. En otras palabras, a mayor profundidad de campo tendremos mejor definición en un área mayor de la imagen; mientras que a menor profundidad de campo probablemente será nuestro objetivo lo único que vemos con nitidez.

¿Por qué ocurre esto? Porque existen otros tres parámetros que influyen directamente en la profundidad de campo. Para empezar, la apertura del diafragma: cuanto mayor apertura, menor profundidad. También entra en juego el zoom que apliquemos puesto que, cuanto más zoom hagamos, la profundidad de campo disminuirá. Por último, deberemos tener en cuenta la distancia entre nuestra cámara y el objetivo al que apuntemos. Si el objetivo está muy cerca la profundidad de campo será menor, y viceversa.

Profundidad de campo en móvil

La profundidad de campo en la cámara del smartphone

Una vez ya conocemos el concepto de la profundidad de campo, llega el momento de hablar sobre cómo utilizarla para mejorar nuestras fotografías con la cámara de nuestro teléfono móvil. Gracias a los avances tecnológicos, es posible modificar la profundidad en un smartphone de una  manera muy sencilla: después de enfocar nuestro objetivo, decidir si aplicamos zoom o no y escoger nuestra posición, basta con tocar sobre la pantalla del teléfono la zona u objetivo que queremos enfocar con nitidez.

Este es el proceso que se realiza de forma automática, pero también existe la posibilidad de hacerlo de manera manual en terminales que han visto recientemente la luz. La facilidad con la que podemos capturar instantáneas con el móvil es una ventaja más para jugar con el parámetro de la profundidad y realizar todo tipo de pruebas hasta que la dominemos perfectamente y le saquemos el máximo partido.

¿Cómo mejorar mis fotos con la profundidad de campo?

Hacer una fotografía supone inmortalizar lo que consideramos digno de conservar y recordar en el futuro. Por ello, antes de tomar la imagen, debemos pensar en profundidad en varios detalles como la composición, la luz, el color y la mencionada profundidad de campo. Este último concepto es de verdadera utilidad para capturar instantáneas de calidad dando más protagonismo a aquel objetivo o aquella área que queremos destacar por encima del resto, sobre todo cuando se trata de fotos de detalle.

Podemos optar entre dos alternativas. Si nos decidimos por una profundidad de campo reducida, podremos resaltar un objeto en primer plano para resaltarlo en la imagen, puesto que será ese objetivo lo único que se verá con nitidez mientras que el resto de la foto aparecerá desenfocado. Es una forma de dar protagonismo exclusivo a aquello que queremos destacar, justo lo contrario que si apostamos por una profundidad de campo más amplia: de esta forma, aportaremos nitidez y definición a toda la escena para captar cualquier detalle.

Un paso más hacia la fotografía deseada

Ajustar la profundidad de campo en la cámara de nuestro móvil para tomar una fotografía es uno de los primeros pasos para lograr la imagen que deseamos. Tanto si se trata de una foto de detalle como de una escena amplia, ajustar este parámetro será útil para destacar aquello que queremos y, después, sumar detalles en edición. Gracias a las funcionalidades de nuestros smartphones, podemos aportar calidez a la imagen gracias a los diferentes filtros o las opciones para modificar los niveles de brillo, contraste o color.

Conocer cada uno de los mecanismos de la cámara de nuestro smartphone puede abrirnos todo un abanico de posibilidades con las que divertirnos capturando instantáneas. Se trata de un hábito sano y relajante tanto para fotógrafos experimentados como para aquellos que están dando sus primeros pasos en este apasionante mundo. Hacer pruebas, jugar con los ajustes, probar enfoques, nuevas composiciones, manejar la luz a nuestro antojo, modificar la nitidez… 

En definitiva, cualquier parámetro, como la profundidad de campo, es útil para maximizar la experiencia que supone poder sacar fotos en todo momento, en cualquier lugar, gracias a la cámara del teléfono móvil. Lo realmente importante es tomarse el tiempo necesario para dominar cada aspecto y acercarse, paso a paso, a un estilo propio con el que capturar instantáneas que quedan para el recuerdo entre todas las imágenes de la galería de fotos de nuestro smartphone.