Saltar al contenido

Las mejores cajas de luz para fotografía

Una caja de luz para fotografía es un accesorio que no puede faltar en tu kit de iluminación si eres un amante de este maravilloso arte. Si no estás metido en este mundillo es probable que no las conozcas.

Por eso hoy queremos darte a conocer un producto imprescindible como este y ayudarte a decidir cuál es el que mejor se adapta a tus necesidades en caso de que te decantes por adquirir uno.

Las mejores cajas de luz para fotografía del mercado: nuestras recomendaciones

Sin más dilaciones, vamos a ver cuáles son para nosotros las mejores cajas de luz para fotografía del mercado.

CAJA DE LUZ FOTOGRÁFICA UNIQUE BRIGHT DE 40X40

Esta caja de luz fotográfica, tiene un tamaño ideal de 40 × 40 cm, lo podrás utilizar para fotografiar productos pequeños y medianos, que suelen ser los más habituales en la en el mundo de la fotografía de producto.

Tienes nada más y nada menos que 160 cuentas LED, siendo que en la mayor parte de las cajas de luz de fotografía del mercado hay 80 como máximo. Estas cuentas hacen que la luz tenga una excelente cobertura y una distribución uniforme, por lo que tus fotografías quedarán muchísimo mejor y con un resultado ultra profesional.

Cuenta con tres modos de iluminación: luz blanca, luz suave, y luz cálida. Cada uno de ellos tiene 10 niveles diferentes de brillo ajustables. No se puede pedir más para ajustar todos los parámetros de luz de tu caja.

Tiene un diseño ergonómico y resulta muy fácil de instalar y de almacenar.

Además, viene con un mini trípode con soporte para teléfono por lo que te facilitará muchísimo el poder tomar fotografías con tu smartphone.

Además, viene con un mini trípode con soporte para teléfono por lo que te facilitará muchísimo el poder tomar fotografías con tu smartphone.

Las mejores cajas de luz para fotografía

CAJA DE LUZ FOSITAN DE 40X40

Con la caja de luz Positano podrás ajustar el brillo de una manera súper milimétrica, para obtener el efecto de iluminación que tanto estás deseando. Cuenta con un modo de reproducción Ultra brillante de 13.000 lm es y de alto color que proporciona unas fotografías con colores muy vivos y naturales. En definitiva, lograrás unas fotografías con una calidad excepcional y dignas de un profesional.

Tiene un tamaño de 40 × 40 cm que resulta ideal para fotografiar productos.

Cuenta con un tejido reflectante interior que ayuda a minimizar las sombras y además, puedes abrir la caja de luz de cuatro maneras diferentes para tomar las fotografías desde distintos ángulos. Esto es sin duda un plus a tener en cuenta ya que como veremos más tarde fotografiar desde distintos ángulos es muy importante para lograr la fotografía perfecta.

Viene con cuatro fondos en blanco, negro, naranja y rojo por lo que vas a poder crear diferentes efectos de disparo según te convenga. Además, estos fondos se sujetan a la perfección y sin necesidad de clips ya que tienen un sistema de ranuras que resulta súper cómodo y efectivo.

CAJA DE FOTOGRAFÍA AMZDEAL DE 50X50

Esta caja de luz, tiene un tamaño un poquito mayor que las dos anteriores, de 50 × 50 × 50; también resulta ideal para hacer fotografías de producto, sobre todo si estos son un pelín más grandes de lo habitual.

Está equipada con dos tiras de LED que pueden cambiar de posición según lo necesites.

Cada una de estas tiras cuenta con 20 cuentas de LED distribuidas de manera uniforme para crear una iluminación sólida y continua.

La temperatura del color es de 5500 K lo que proporciona una luz brillante y sin reflejos; y su flujo luminoso es de 1000 Luminex, por lo que el color será vivido y súper natural, sin lugar a sombras ni reflejos innecesarios.

Viene con tres fondos, en color negro, blanco y naranja. Además son muy fáciles de colocar y no se arrugarán fácilmente, con la comunidad que eso conlleva.

Tiene tres aberturas, una en la parte frontal, que es la más grande de todas; otra pequeña ventana lateral, y una en la parte superior. Esto posibilitará que puedas tomar fotografías desde muy diversos ángulos con todas las ventajas que eso conlleva.

Y por si fuera poco es súper fácil de instalar y de transportar.

CAJA DE LUZ NEEWER PARA ESTUDIO FOTOGRÁFICO 61X61

Esta caja de luz fotográfica es la más grande de todas las que os vamos a presentar, ya que mide 61 × 61 × 61.

Cuenta con una gran abertura frontal extraíble para permitir introducir objetos más grandes sin ninguna dificultad.

Está hecha de tela de nylon blanco translúcido, que difunde la luz a la perfección. La cubierta de la puerta frontal es desmontable y cuenta con una ranura para la lente de la cámara. Así que te será súper cómodo tomar todas tus fotografías.

Y también viene con cuatro fondos, en color negro, blanco, rojo y azul.

ESTUDIO FOTOGRÁFICO PORTÁTIL ESDDI DE 50X50

Esta caja de luz portátil de la marca Esddi tiene un tamaño ideal de 50 × 50 × 50 cm y cuenta con una cuerda para que así la puedas llevar cómodamente a cualquier parte y te servirá para hacer fotografías de casi todo tipo de productos.

Además tiene 156 lámparas LED que ajustan el brillo de manera gradual y constante. Dile adiós a los parpadeos y a las distorsiones. Cuenta con 5500 Cash de temperatura de color y 26.100 lúmenes.

Tiene múltiples aberturas para que puedas tomar fotografías desde diversos ángulos y así conseguir diferentes enfoques y un mejor resultado en tus fotografías.

Cuenta también con un atenuador que ajusta el brillo sin necesidad de configuraciones adicionales. Vienen incluidas cuatro fondos de PVC en color negro, blanco, gris y naranja muy fáciles de colocar.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las cajas de luz para fotografía

Ahora que ya hemos visto cuáles son en nuestra opinión las mejores cajas de luz para hacer fotografías como un profesional, vamos a centrarnos en conocer exactamente qué son y qué posibilidades nos ofrecen. ¡Vais a alucinar!

¿Qué es una caja de luz para fotografía y para qué sirve?

Una caja de luz es un elemento esencial en todo kit de iluminación de fotografía que se precie. Es un accesorio en forma de cubo blanco traslúcido, en cuyo interior se coloca el objeto que se desea fotografiar.

Normalmente, por no decir siempre, los cubos de luz para fotografías se utilizan para la fotografía de producto, que se realiza en las marcas para mostrar sus productos y que queden se muestren lo mejor posible; para así atraer al público.

¿Y porque quedan también las fotografías realizadas con este instrumento? Pues porque, al iluminar el cubo desde el exterior, sus paredes blancas contribuyen a dirigir la luz y crear una iluminación repartida, por lo que se reducen las sombras y el producto se muestra en todo su esplendor.

Al utilizarlo, verás como la suavidad de las sombras es mucho mayor, la luz es más envolvente, suave y natural; lo que sin duda marca la diferencia entre una buena y bella foto y entre otra del montón.

Cómo usar una caja de luz para fotografía: Consejos para utilizarla como un profesional

Vamos a darte una serie de consejos para que pueda sacar el máximo partido a tu caja de luz.

Utiliza las máximas fuentes de luz posibles.

El primero de ellos es que, a pesar de que tu caja de luz ya sea un buen agente que rebote la luz a través de todas las paredes interiores de la misma; inevitablemente la luz rebotará en las paredes que estén directamente iluminadas desde fuera. Por este motivo, es recomendable utilizar las máximas fuentes de luz posibles.

Para que te quede una buena fotografía de producto profesional, deberás colocar por lo menos una luz en cada uno de los laterales del objeto; incluso te recomendamos que añadas una en la parte superior para obtener también una iluminación cenital y que así la cantidad de luz que reciba el objeto desde todas las direcciones sea muy similar. Así es como conseguirás que la luz sea realmente suave y envolvente.

Equilibra las fuentes de luz

Calcula y equilibra muy bien estas fuentes de luz. Es probable que tus luces no sean del mismo fabricante o del mismo modelo por lo que no emitirán la misma luz y la fotografía se verá descompensada. Lo mejor es que te hagas con un fotómetro o que utilices la técnica de la cartulina blanca, es decir enfoques hacia un folio blanco y regules la luz hasta que lo veas de un color blanco neutral. Esto es lo que se denomina en el mundo profesional como hacer balance de blancos.

Haz un buen balance de blancos

Y ya que hablamos del balance de blancos, asegúrate de hacerlo muy pero que muy bien, porque si no los colores de tu fotografía se verán terriblemente mal y descompensados. El blanco es la clave para lograr que todos los colores se vean en su verdadera esencia.

Fotografía el objeto desde distintos ángulos

Haz varias pruebas y fotografía el objeto desde distintos ángulos. Aunque ya esté en un entorno muy profesional, de un ángulo a otro hay un mundo, aunque no lo parezca. Así que no seas perezoso y haz un montón de fotos diferentes. Las diferencias parecen imperceptibles, pero una vez estés viendo las fotos tranquilamente, verás que en realidad son notables. Y es que, los pequeños detalles marcan la diferencia.

Limpia la caja de luz antes de utilizarla

Y por último pero no menos importante queremos recomendarte que te asegures de montarme en tu caja de luz, y sobre todo que la limpies bien.

Esto parece de sentido común, pero como el sentido común es el menos común de los sentidos, no queríamos dejar de recordártelo.

Y es que una pequeña imperfección o manchita pueden estropear todo tu trabajo. Que sí, vale, luego se puede corregir en posproducción; pero todo el trabajo que te puedas ahorrar de pospo, se agradece.

Cómo hacer caja de luz para fotografía

Si eres un manitas o una manitas, puedes probar a hacer tu propia caja de luz; pero es algo que no te recomendamos si vas a utilizarla mucho, o si quieres conseguir buenos resultados profesionales. Porque por muy bonita que seas… No hay nada como una buena caja de luz diseñada y fabricada por profesionales.

De todas maneras, si quieres probar a hacer una, solamente necesitarás: una caja del tamaño adecuado para los objetos que quieras fotografiar, pintura blanca, tijeras o cúter, pegamento, lápiz, regla, cartulina blanca, y cinta de carrocero.

Una vez tengas todos los materiales, tan solo tendrás que dibujar unos marcos tanto en la parte de arriba como en los dos laterales de la caja y quitar el cartón con un cúter para que queden una especie de ventanas. También deberás quitar por completo uno de los laterales de la caja, porque a través de él será donde me das los objetos y con lo que es la cámara de fotos.

Pinta el interior de la caja de blanco, coloca una cartulina o tela de fondo, para que haga de fondo de las fotografías y… ¡voilá! Tendrás tu propia caja de luz casera.

Criterios de compra

Ten en cuenta qué tipo de objetos vas a fotografiar con más frecuencia para hacerte una idea de cuál es el tamaño de caja de luz que necesitas. Y es que, hay tamaños muy diversos. Desde minis para hacer fotografías de los objetos más pequeños como las joyas; hasta otros que tienen la altura de una persona ya que están ideados para fotografiar estatuas.

Lo mejor es que tu caja de luz para fotografía venga con varios fondos en varios colores. Y es que utilizar un color u otro marcará la diferencia en tus fotografías, ya que cada color potencia unos atributos en particular. Por ejemplo, si escoges un fondo negro, evitarás los reflejos y resaltarás los contrastes; mientras si escoges uno blanco lograrás un efecto de iluminación más suave.