Saltar al contenido

El enfoque, el punto de partida para hacer fotos con el móvil

Cuando hacemos una fotografía con smartphone, nuestra meta es destacar algo que nos parece digno de guardar. Un paisaje que queremos conservar, un momento que queremos inmortalizar con nuestros seres queridos, una composición que nos parece atractiva… Los motivos para capturar una instantánea pueden ser infinitos, pero todas ellas comparten un proceso creativo que, con más o menos sofisticación, busca como resultado la fotografía deseada.

A día de hoy, gracias a la influencia de los teléfonos móviles, esta serie de procesos se han acelerado hasta límites inimaginables. Tenemos en la palma de nuestra mano dispositivos que incorporan cámaras de última generación capaces de hacer fotografías en alta resolución y de poner a nuestro servicio un amplio abanico de posibilidades de edición. Pero, en cualquier paso, existe un elemento, un parámetro, un aspecto que es primordial en la fotografía y que no es una excepción en el mundo de los teléfonos móviles: el enfoque.

Cuando hablamos del enfoque nos estamos refiriendo al que, quizá, sea el factor fundamental en la fotografía en general. Del enfoque que consigamos con nuestra cámara dependerá en gran parte el resultado de la imagen, por lo que es importante dominar este parámetro y, en definitiva, saber en qué consiste con exactitud. El manejo del enfoque en diferentes vertientes es la llave que abre el camino hacia las infinitas posibilidades de la fotografía, también a través de nuestros smartphone.

¿Qué es el enfoque?

Sin más demora, vamos hablar de qué es el enfoque realmente. Existen muchas formas de definir este concepto desde el punto de vista técnico, pero lo cierto es que se trata de un término fácil de entender también por aquellos aficionados a la imagen y fotografía que están dando sus primeros pasos en el mundillo. Si hablamos de enfoque, tenemos que hacer alusión también a la perspectiva y a la nitidez, puesto que son otros dos elementos que entran en juego para lograr la foto que queremos con nuestro móvil.

En esencia, el enfoque es la herramienta que permite a quien toma la imagen dar más nitidez a un área concreta de la imagen con el objetivo de destacarla, de crear una diferencia clara entre ese objetivo y el resto del encuadre para que llame más la atención. Se trata de un elemento de gran utilidad en todo tipo de vertientes fotográficas, tanto de imagen común como desde un punto de vista más artístico o conceptual.

Qué es el enfoque

La nitidez y la perspectiva

Como hemos mencionado anteriormente, los conceptos de perspectiva y nitidez van ligados intrínsecamente al enfoque. ¿Por qué? Para empezar, porque la perspectiva es lo que nos dará pie jugar con el enfoque y destacar aquellos elementos de la imagen que queremos que tengan más protagonismo. Y después, será la nitidez el factor que aportaremos para que esa área o esos objetivos se vean con una mayor definición a través de la cámara.

Son dos conceptos con los que se puede jugar dependiendo de nuestra meta. Por ejemplo, si queremos fotografía un objeto desde cerca, cerraremos la perspectiva en ese elemento y reduciremos la profundidad de campo para darle mayor nitidez. Es decir, centraremos el enfoque en ese objeto protagonista. Si, por el contrario, deseamos hacer una foto a un paisaje y destacar el máximo de área posible, abriremos el enfoque para dar cabida a una mayor cantidad de luz y color.

Cómo usar el enfoque en la cámara del móvil

Desde un punto de vista técnico, se podría decir que el enfoque sirve para reconducir la luz que entra en el objetivo hacia un punto concreto y tener más nitidez en esa área. Lógicamente, gracias a la rápida evolución tecnológicamente, esta herramienta copa gran parte del protagonismo en las cámaras de nuestros smartphone, y además es posible configurarla para que su uso sea de lo más sencillo e intuitivo con apenas pulsar una vez en la pantalla.

Para entender esto, debemos tener claro que, al igual que en las cámaras tradicionales, en el teléfono móvil también existe el enfoque manual y el automático. El enfoque manual es aquel que establece el fotógrafo por sí mismo, y se puede hacer ajustando los parámetros de la cámara del terminal. Por su parte, el enfoque automático, es la opción más utilizada, gracias a la comodidad y facilidad que aporta. ¿Cómo usarlo? Basta con apuntar nuestro objetivo a aquel objeto o área que queramos fotografía, pulsar con nuestro dedo la zona que deseemos destacar y, automáticamente, veremos como la nitidez de la imagen se centra en ese punto seleccionado.

La sofisticación de la cámara del smartphone

El enfoque es una herramienta primordial en la fotografía, y se suma a todas las que tenemos disponibles en la cámara de nuestro teléfono móvil. El desarrollo tecnológico por el que han apostado las grandes marcas y las nuevas emergentes ha tenido como fruto principal la aparición de dispositivos que incorporan de serie cámaras con unas prestaciones que, en ocasiones, poco tienen que envidiar a las cámaras fotográficas tradicionales. Ahora, llevamos a diario en nuestro bolsillo un teléfono capaz de capturar imágenes de calidad con amplias opciones de edición y ajustes.

Aprender a dominar el enfoque puede ser uno de los principales puntos de partida para sacar todo el partido a la funcionalidad de la cámara de nuestro móvil. Saber apuntar con nuestro objetivo, manejar la nitidez hacia un área concreta o un objetivo protagonista y ajustar la perspectiva, es lo que compone la base de una buena foto. Algo que podemos conseguir tocando la pantalla de nuestro móvil tan solo una vez. A partir de ahí, podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad para, con el resto de parámetros, hacer pruebas y encontrar un estilo propio que nos defina como fotógrafos.

Como muchas otras cosas en la vida, todo depende del enfoque que consigamos darle para lograr resultados. El mundo de la fotografía no es una excepción. Tanto si queremos hacer fotos para compartir en redes sociales, capturar instantáneas para inmortalizar momentos con los nuestros, o si deseamos tomar imágenes para fines artísticos, creativos o conceptuales, dominar el enfoque es la casilla de salida en un tablero donde la diversión y la imaginación a través de la cámara de nuestro móvil son las principales protagonistas.