Saltar al contenido

Cómo hacer fotos a la luna con móvil

El cielo está lleno de elementos preciosos que en muchas ocasiones nos hemos planteado fotografiar, pero a la hora de realizar el trabajo no somos capaces de lograr los resultados esperados. Esto es comprensible con objetos que se mueven a gran velocidad como pueden ser las estrellas fugaces. Pero en el caso de la luna da todavía más rabia ya que aunque la Tierra y la luna se encuentran en constante movimiento, desde nuestra posición es imperceptible, por lo que debería ser sencillo lograr una imagen lo suficientemente nítida como para sentirse orgulloso de ella.

¿Quieres hacer fotos a la luna con el móvil?

Sin embargo, hay formas de conseguir fotos más o menos dignas de la luna sin tener un equipo fotográfico profesional. Sí, incluso con una cámara móvil. Ciertamente no es fácil, pero tampoco está fuera de su alcance. La clave para fotografiar la luna es recordar que es un objeto muy brillante. Por lo tanto, debe fotografiarse justo después del ascenso en el horizonte.

Esto es cuando su grado de brillo es un poco más bajo de lo que alcanzará en medio de la noche, cuando está alto en el cielo. Para ello te será de utilidad la aplicación Photopills, diseñada para astrofotografía. Esta aplicación nos indica el punto exacto donde aparecerá nuestro satélite y la hora a la que aparecerá. Aunque podemos utilizar otras aplicaciones diseñadas para observar el cielo nocturno.

Cómo hacer fotos a la luna con móvil

Una vez que sepa la posición exacta de la estrella, debe evitar el uso del zoom digital a toda costa. Bueno, incluso si nos acerca a la Luna, obtendremos una imagen realmente mala. Es mejor tomar la foto sin recurrir al zoom digital y una vez hecho esto, recorta la zona donde se encuentra la luna. La imagen final será algo más pequeña de lo deseado, pero con suerte y dependiendo de la resolución de tu cámara podrás obtener una foto lo suficientemente grande para publicar en Instagram u otras redes sociales. Eso sí, es muy probable que no tenga la resolución suficiente para poder obtener una copia impresa.

Para hacer la foto debemos enmarcar pensando en la zona que vamos a recortar en la imagen final. Si estamos haciendo la foto con la Luna apareciendo en el horizonte, sería bueno incluir algún detalle que dé una idea aproximada de la escala del satélite, como por ejemplo un edificio. Un buen ejemplo es la imagen que capturó el fotógrafo Emilio Morenatti con un equipo de profesionales de la Luna cerca del castillo de Almodóvar del Río (ojo, con un equipo de profesionales). Para asegurarnos de que la Luna no se vea como un punto de luz y podamos apreciar algunos detalles de su superficie, necesitamos reducir el brillo de la imagen. Sí, aunque estemos haciendo una foto al atardecer o al anochecer, tenemos que disparar pensando que el sujeto principal de la foto es tan brillante como un pequeño sol.

Es por eso que debemos enfocarnos exactamente en dónde está la Luna y reducir el nivel de exposición a -1 o -2 EV. Un control que tiene el 90% (o más) de las cámaras de los teléfonos. Dado que la Luna es un objeto muy brillante, reducir el nivel de exposición da la paradoja de que no obtendremos una imagen borrosa a pesar de la escasez de luz ambiental. La velocidad de obturación seguramente será lo suficientemente rápida como para no afectar el temblor de nuestras manos. En cualquier caso, vale la pena sostener la cámara con la mayor firmeza posible con las manos.

Una vez que se toma la foto, debe acercar la pantalla para ver si la Luna se ve correctamente. Si todo ha ido bien, deberíamos tener al menos una imagen aceptable en la que observemos algunos detalles superficiales. Cuantos más intentos hagamos con diferentes tipos de encuadre, mayores serán las posibilidades de obtener una buena foto.

Evidentemente todo se simplifica un poco si tenemos un teléfono que tiene una lente de medio o largo alcance. Actualmente existen varios modelos capaces de realizar fotografías con buena resolución a largo alcance, como puede ser cualquier iPhone desde el 7 en adelante o dispositivos Android como el Xiaomi Mi A3, tirando a lo más barato. Si tenemos un iPhone junto con un trípode con adaptador de teléfono, también podemos utilizar la aplicación Hydra, que es capaz de hacer zoom digital hasta en cuatro incrementos con mejores resultados que los que se obtienen por defecto con el teléfono.

Para lograrlo, la aplicación lanza una gran cantidad de fotos en ráfaga de la zona a fotografiar, por lo que es necesario utilizar un trípode, y mediante un algoritmo las combina en una sola imagen con un zoom digital mejorado. Otra posibilidad es utilizar una lente de zoom móvil. La calidad de imagen que obtiene no suele ser muy buena, pero puede ser suficiente para hacer una gran foto. Entre las mejores lentes de este tipo se encuentran las de Olloclip. Por último, si el teléfono que tenemos dispone de grabación de archivos RAW, es momento de experimentar con esta función para poder post-retocar la imagen. Dos aplicaciones gratuitas y bastante interesantes para intentar mejorar nuestras fotos de luna tomadas en ese formato serían Lightroom y Snapseed.

Si a pesar de todo queremos conseguir una mejor imagen, tenemos que utilizar una cámara compacta con un zoom de largo alcance, algunas son muy baratas y equipan objetivos con un alcance asombroso. Aunque lo ideal es usar una SLR o una cámara perversa que tenga una lente con una distancia focal de al menos 200 mm.

Ahora ya sabes como hacer fotos a la luna con el móvil, solo queda ponerse en marcha y poner en práctica todo lo aprendido a lo largo del texto para conseguir los mejores resultados posibles.