Saltar al contenido

La apertura de diafragma en la cámara del móvil

El mundo de la fotografía con móvil es apasionante. Capturar imágenes, guardar instantáneas únicas e increíbles para mostrar un momento perfecto, un paisaje inigualable o conservar un recuerdo para toda la vida. Las posibilidades son infinitas en una disciplina que vive en una constante evolución. Desde la invención de las primeras cámaras fotográficas a principios del siglo XIX hasta nuestro presente, con las cámaras de alta resolución incorporadas en nuestros smartphones para hacer fotos en cualquier momento que nos apetezca.

Esta revolución en cuanto a la comodidad para realizar instantáneas ha venido acompañada del progreso tecnológico, que ha influido directamente en los mecanismos y procesos que seguimos para capturar imágenes con cualquier cámara. En otras palabras, hablamos de la introducción de conceptos tales como la exposición, el enfoque, la profundidad de campo, la distancia hiperfocal… y la apertura del diafragma. Precisamente, en las siguientes líneas vamos a detallar en qué consiste este último término y por qué es uno de los principales detalles que permite asemejar una cámara como la de un móvil con el ojo humano. ¿Nos acompañas?

¿Qué es la apertura del diafragma?

Para explicar qué es realmente la apertura del diafragma debemos tener claro antes en qué consiste el diafragma en cuestión, y para ello la mejor manera es tomar como ejemplo el iris de nuestros propios ojos. Si nos fijamos en nuestras pupilas, veremos que están rodeadas por un músculo que algunas personas tienen de color marrón, otras lo tienen verde y otras azul. Eso es el iris, el músculo que al abrirse o cerrarse, permite dilatar o empequeñecer las pupilas para permitir la entrada de luz o reducir su impacto. Básicamente, esta es la función del diafragma en una cámara.

Pongámonos en situación: si nos encontramos en una situación oscura, nuestro iris hará que nuestras pupilas se dilaten para tratar de captar la mayor cantidad posible y mejorar nuestra visión del entorno. Si, por el contrario, nos encontramos en un paraje soleado y de cara a la fuente de luz, nuestra pupila se hará pequeña porque el iris se contrae para que el exceso de luz no perjudique nuestra vista. De igual forma actúa el diafragma en una cámara fotográfica e incluso en la de nuestros teléfonos: si abrimos el diafragma, contaremos con más luz en la imagen, y si lo reducimos, el tono será más oscuro.

Apertura de diafragma en móvil

Una herramienta útil para la fotografía

Lo cierto es que la apertura del diafragma es un elemento de extrema utilidad tanto para los profesionales de la fotografía como para aquellos que se encuentran todavía a un nivel amateur. El dominio de este mecanismo será clave para manejar la luz a la hora de apuntar con nuestro objetivo y así obtener una imagen con la iluminación necesaria. 

En algunos casos, incluso se puede jugar con este elemento para destacar ciertos detalles de una imagen, para aportar un tono determinado que nos ayude a comunicar o a expresar lo que realmente deseamos con esa instantánea que queremos tomar. Es una forma más de encontrar un estilo propio y característicos que nos distinga como fotógrafos con matices propios y reconocibles.

¿Cómo se mide la apertura del diafragma?

Para determinar el grado de apertura del diafragma se utiliza un valor numérico acompañado de la letra ‘f’. En este punto, conviene tener en cuenta que el valor numérico funciona en sentido inverso al que podemos pensar en un principio: es decir, a mayor valor numérico, menor apertura, y viceversa. La escala más habitual de la apertura cuenta con los siguientes valores: f1.4, f2, f2.8, f4, f5.6, f8, f11 y f22. 

Sin embargo, la evolución tecnológica de las cámaras, incluidas las de los Smartphones, ha variado esta escala hasta el punto de que sus valores dependen del objetivo en cuestión. En cualquier caso, como se ha comentado, es importante saber que, por ejemplo, f2 significa una mayor apertura de diafragma que f11, por lo que permitirá una influencia mayor de la luz en la fotografía que queramos tomar.

¿Cómo se usa la apertura del diafragma en los teléfonos móviles?

Si hablamos de la cámara de un smartphone, cabe destacar que por norma general la apertura del diafragma se puede configurar como un comando automático. Dicho de otro modo, dependiendo de donde apuntemos nuestro objetivo este parámetro se ajustará para nivelar la luz y que permita ver con nitidez aquello a lo que enfocamos

Es decir, si apuntamos hacia un lugar luminoso, el diafragma se contraerá para reducir el efecto de la luz, y si lo hacemos en un ambiente oscuro como la noche, el diafragma se abrirá para captar mejor el entorno. Por otro lado, también es posible ajustar manualmente la apertura del diafragma en un móvil, aunque dependerá de cada modelo y configuración

Sin embargo, para conocer la capacidad del diafragma de nuestro smartphone, es importante saber cómo identificar este dato: si os fijáis en las especificaciones técnicas del modelo, en concreto de las de la cámara, será normal encontrar valores acompañados de la letra ‘f’. Estos números identifican la capacidad máxima de apertura. Además, también hay terminales que pueden modificar su capacidad en función del modo de fotografía: gran angular, cámara delantera, cámara trasera…

Pruebas y más pruebas, la mejor forma de aprender

Como cualquier aspecto de la fotografía, la mejor manera de aprender a manejar la apertura del diafragma es realizar todo tipo de pruebas. La clave es enfocar esta parte del proceso como un entrenamiento en el que jugar con la cámara de nuestro teléfono móvil, identificar cómo utilizar este comando y realizar todas las pruebas posibles apuntando a diversos objetivos y en diferentes entornos.

Este será un paso más para dominar el arte de la fotografía desde nuestro smartphone, abriendo así un amplio campo de posibilidades justo en la palma de nuestra mano. Capturas momentos irrepetibles y sacar todo el partido de una imagen teniendo en cuenta cada detalle es una forma perfecta de conseguir recuerdos únicos en instante inmortalizados que quedarán para siempre en la galería de fotos del móvil.